“Un licenciado en Protocolo y Organización de Eventos (asuntos que, por lo visto, dan ahora para una licenciatura universitaria)”


 Así empieza el periodista Juan Miguel Vega,  el artículo que firmó ayer en El Mundo, para hablar del nombramiento del líder del Partido Popular en Andalucía, Juan Manuel Moreno. (http://www.elmundo.es/andalucia/2014/02/12/52fb2bd222601d5a228b456c.html)

Sin entrar al fondo del artículo, quisiera hacer alguna reflexión sobre dicho comienzo.

En primer lugar debo decir que no me causa sorpresa la manifestación del señor Vega  cuando se refiere a la licenciatura en Protocolo  como “algo que por lo visto da ahora para una licenciatura universitaria”, dejando caer como si antes no fuese necesaria, e incluso dándole un toque de frivolidad y para más inri menospreciando de manera subliminal los estudios del político al que se refiere. Sólo ha faltado entrecomillar la palabra “licenciado”. Y digo que no me causa sorpresa, por la costumbre que tenemos los profesionales del Protocolo del desconocimiento de muchos en cuanto a lo qué significa y es realmente el Protocolo.

Lo que sí me causa una gran sorpresa es que tal desconocimiento se dé en un periodista, ya que con un ligero análisis serio, apartando las cuestiones anecdóticas que conllevan en ocasiones  las actuaciones protocolarias de los personajes públicos, se concluirá que el  Protocolo es una potente herramienta comunicativa que ha irrumpido con una fortaleza enorme  en las instituciones tanto públicas como privadas; desarrollándose conjuntamente con las disciplinas tradicionales de comunicación como son las relaciones públicas, el marketing, la publicidad, la comunicación en sí misma…

Tampoco me causa sorpresa, porque lo vemos todos los días en muchos de los  que nos piden información sobre los contenidos de esta disciplina, el que  en algunos sectores sociales no se  sea consciente de lo que está suponiendo el mundo del Protocolo y Organización de Eventos en la actualidad para la economía española. Se ha convertido en uno de los sectores económicos que están tirando del carro. Sí me sorprenden cambio y mucho que el señor Vega, como buen periodista que es, no haya escarbado un poquito y haya podido comprobar que en estos momentos únicamente de manera directa, el Protocolo y la Organización de Eventos mueve más de un 7 % del PIB, sin sumar lo que supone de manera indirecta la buena organización del amplísimo y enorme mercado de reuniones -excelente en España-, así como de la buena utilización de los procedimientos de calidad en el trato a los más de 60.000.000 de turistas que acuden a nuestro país; fomentando un tremendo auge turístico de España.

No me causa sorpresa que se  hable de una licenciatura que dicho sea de paso no existe. Pero sí me la causa, y de manera superlativa, que no haya investigado lo suficiente como para saber que en España, existe esta carrera desde hace más de 20 años. En la actualidad, impartidos por  universidades tanto  públicas como privadas, contamos con tres grados oficiales en Protocolo y Organización de Eventos aprobados por el ministerio de Educación

Me hubiera gustado mucho, que, lejos de denigrarlos, se hubiera ensalzado los estudios universitarios de un político que, sin duda, le ayudan a ser mejor político.

Gerardo Correas Sánchez

Presidente del Grupo Escuela Internacional de Protocolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s